El Santiago Festival Internacional de Cine, mejor conocido como SANFIC, anuncia en conjunto con Mórbido Fest, los seis títulos que participarán en el Lab Sanfic-Mórbido, que se llevará a cabo el 23 de marzo de 2021, de manera virtual debido a covid.

“Aunque la pandemia nos obligó a posponer la versión presencial de agosto de 2020 de la Factoría Mórbido-Sanfic, no nos detuvo de continuar nuestra alianza y de rediseñar nuestro espacio para una versión en línea en marzo”, declaró Gabriela Sandoval, jefa de Sanfic Industria. “Creemos que es necesario el seguir desarrollando y promoviendo el cine latinoamericano de género, a pesar de los obstáculos”.

Los proyectos serán presentados a un jurado encabezado por el director Paco Plaza (REC), al tiempo que Pablo Guisa, CEO de Mórbido, fungirá como guía de los realizadores que presentarán sus proyectos a expertos de la industria. Uno de los seis proyectos recibirá el 30% del financiamiento necesario para su producción, lo que incluye la corrida comercial del filme en pantallas mexicanas, además de ser representados frente a los compradores internacionales y su eventual exhibición por medio de Mórbido TV. 

“Creo firmemente que Sanfic y Mórbido están creando lo que pronto se convertirá en el laboratorio y factoría más importantes para el cine de género en América Latina. Además del trabajo que ya hemos hecho en conjunto con Blood Window de Ventana Sur, seremos capaces de apoyar el desarrollo, emprendimiento y producción de cine de género de alta calidad para América Latina, bajo la batuta de Mórbido, sus socios y su plataforma en general”, añadió Pablo Guisa.

Estos son los proyectos que serán presentados

Crono-Cápsulas (Miguel Gómez, Costa Rica)

Es la historia de un joven estudiante de psicología que decide usar un medicamento experimental que le permite enfrentar traumas de su vida amorosa pasada, mediante el viaje en el tiempo. Desafortunadamente, los inversionistas de la tecnología experimental son impacientes y quieren cancelar el programa.

El Viejo (Sebastian De Caro, Argentina)

Cuando dos hermanos no pueden costear el mantener a su padre en la institución en donde ha permanecido aislado por años, le prometen visitarlo en el viejo hogar familiar, una vez que se haya establecido. Pero las viejas costumbres son difíciles de superar y quien una se dedicara a la tortura, no puede evitar comportarse de acuerdo a su verdadera naturaleza.

La Niña del Azúcar (Javier Velasquez Varela, Peru)

Un joven reportero se establece en su nuevo departamento en Iquitos, en Perú, en el penúltimo piso de un edificio. Su nueva vida es ideal, pero es afectada por la constante presencia de la niña que vive en el piso superior, quien toca a su puerta para pedirle azúcar, antes de regresar a su casa. Eventualmente, el joven confronta al portero del edificio, para pedirle que hable con la familia de la chica acerca de sus repetidas y molestas visitas, pero se sorprende al enterarse que nadie ha vivido en el piso superior por años. 

La Noche de los Muertos Vivientes (Cristóbal Ross Zamudio, Chile)

Como lo indica el título, el proyecto, que homenajea George A. Romero, con zombis, una cabaña en el bosque, escopetas, explosiones y mucha sangre y tripas. Cuando dos intrépidos viajeros escapan de experiencias cercanas a la muerte, sus caminos se cruzan en una aislada cabaña, pero pronto se dan cuenta de que no están solos. 

Matria (Sandra Arriagada, Chile)

Es una comedia de humor negro en donde un vengativo exmilitar español atrae a siete viles hombres a una trampa, en favor de las mujeres a las que ellos han afectado en el pasado. Cada uno cree que ha ganado un premio, pero al llegar al lugar al que son convocados, se convierten en concursantes de un juego violento que tendrá un solo ganador.

Santos Remedios (Sofía Garza-Barba, México)

La joven Amapola idealiza a su padre, aunque no lo recuerda, ya que la abandonó cuando ella era una bebé. Amapola se da cuenta de que el supuesto regreso de su padre en su octavo cumpleaños, no sucederá, así que la niña sigue a un coyote, quien en lugar de llevarla con su progenitor, la presenta con la Santa Muerte. Desesperada por encontrar a su padre, Amapola hace un pacto con el diablo.