Aviso: este artículo puede contener lenguaje fuerte o muy fuerte que podría ser ofensivo para algunas personas. Contenido visual o escrito, así como violencia ficticia y/o gore inquietante.

Por Julio César Sánchez

Normalmente cuando se habla de los grandes maestros del cine japonés, se recurre a los grandes nombres de siempre Kurosawa, Mizuguchi, Ozu, Oshima… cine serio y elevado y que, aunque en algunas ocasiones también han hecho género, lo hicieron desde una perspectiva academicista. Pero casi nunca se hace referencia a todos esos maestros artesanos que dieron al público nipón aquello que deseaba: entretenimiento y diversión (acompañado la mayoría de las veces de mucho sexo y violencia). Aquí os propongo un puñado de joyas desconocidas o que normalmente se miran por encima del hombro por ser adaptaciones de Manga o serie B, pero que serán las delicias de aquellos que busquen algo diferente, divertido e incluso brutal.

1. Go Go second time Virgin*, “Yuke yuke nidome no shojo” de Koji Wakamatsu(1969)

Una jovencita que ha sido violada y un joven rarito entablan una singular amistad de impredecibles y terroríficas consecuencias. Rodada en un bellísimo blanco y negro que alterna con secuencias en color, es uno de los grandes filmes de Wakamatsu y uno de los más rompedores de la historia del cine. Su mezcla de nihilismo, erotismo y violencia mostrada de una forma completamente perturbadora que en Occidente no veríamos hasta la llegada de cineastas como David Lynch o David Cronenberg.

uno

Estos dos tienen más peligro…

2. The Razor, Sword of Justice, “Goyôkiba” de Kenji Misumi (1972)

[embedplusvideo height=”365″ width=”450″ standard=”http://www.youtube.com/v/Ztgs2XK2I7Y?fs=1″ vars=”ytid=Ztgs2XK2I7Y&width=450&height=365&start=&stop=&rs=w&hd=0&autoplay=0&react=1&chapters=&notes=” id=”ep7987″ /]

No podía faltar una de Samurais por supuesto con el gran Shintaru Katsu (protagonista de la serie de películas de Zatoichi) y una de las menos conocidas. Su director Misumi, un gran experto en el género, nos deleita con unas coreografías y luchas de espadas que suelen acabar en grandes chorros de sangre y que se convierten en espectáculo gore, sin perder un ápice del espíritu de aventuras que caracteriza estas pelis y añadiendo algo novedoso como es el tratamiento de la solitaria vida de un samurái del que llegamos ver hasta como se aliviaba sexualmente. Algo que no se ve todos los días, os lo garantizo.

3. Lady Snowblood, “Shurayukihime”  de Toshiya Fujita (1973)

[embedplusvideo height=”365″ width=”450″ standard=”http://www.youtube.com/v/mMlONL-BR2M?fs=1″ vars=”ytid=mMlONL-BR2M&width=450&height=365&start=&stop=&rs=w&hd=0&autoplay=0&react=1&chapters=&notes=” id=”ep5519″ /]

Entre todas las seleccionadas esta es probablemente la más popular y he preferido escoger esta por encima de “The Street fighter”, porque simplemente es mucho mejor película. Tiene todo lo que podemos encontrar en la cinta protagonizada por Sonny Chiba: Una historia de venganza, peleas sangrientas y sucias, y una banda sonora bien potente. Con la diferencia de que aquí la protagonista es una estupendísima Meiko Kaji. Ésta al igual que la anterior fueron grandes influencias en las “Kill Bill” de Tarantino. De hecho el tema principal cantado por la propia Meiko Kaji sonaba en los créditos finales de ” Kill Bill 1″.

dos

El que le toca las narices a Meiko Kaji ya sabe a qué se expone.

4. Sex and Fury, “Furyô anego den: Inoshika Ochô” de Noribumi Suzuki (1973)

[embedplusvideo height=”365″ width=”450″ standard=”http://www.youtube.com/v/QRBRO6ogMNg?fs=1″ vars=”ytid=QRBRO6ogMNg&width=450&height=365&start=&stop=&rs=w&hd=0&autoplay=0&react=1&chapters=&notes=” id=”ep5399″ /]

Y continuamos con mujeres violentas porque esta peli de Suzuki pertenece a un género muy popular en Japón durante la década de los setenta, el Pinku Eiga. Películas protagonizadas por jóvenes mujeres en las que el sexo jugaba un papel principal y en una variante del género también la violencia. Historias protagonizadas por prostitutas, pandilleras, yakuzas o incluso samuráis tenían cabida aquí. Norobumi Suzuki fue uno de los directores que más y mejor supo cultivar el subgénero. “Sex and fury” es un portento en este sentido, rodada con un estilo y un ritmo trepidante y con una protagonista que derrocha carisma, Reiko Ike.  Además cuenta con la aparición de la musa del cine erótico sueco Christina Lindberg. Una de las mejores pelis de la lista y que no debéis dejar escapar si tenéis la oportunidad de verla .

tres

Reiko Ike también era de armas tomar.

5. Female Yakuza Tale, “Yasagure anego den: sôkatsu rinchi” de Turuo Ishii (1973)

Secuela de la anterior también protagonizada por Reiko Ike que formaba parte del starsystem femenino de la época, como la mencionada Meiko Kaji o Miki Sugimoto del mismo modo que Sonny Chiba o Shintaro Katsu lo formaban del masculino.  Estrellas a disposición de las dos productoras más importantes de la época, la TOEI y la Nikkatsu que producían películas y sus secuelas en apenas unos pocos meses. No esta a la altura de la primera pero también es muy recomendable.

6. Zero Woman:  Red handcuffs, “Zeroka no onna: Akai wappa” de Yukio Noda (1974)

[embedplusvideo height=”281″ width=”450″ standard=”http://www.youtube.com/v/4TApEVafIMU?fs=1″ vars=”ytid=4TApEVafIMU&width=450&height=281&start=&stop=&rs=w&hd=0&autoplay=0&react=1&chapters=&notes=” id=”ep3714″ /]

Una exploitation en toda regla con violaciones y torturas donde nadie sale bien parado, ni la policía, ni los políticos, ni los criminales y todo por supuesto bien regado con sus dosis de hemoglobina y violencia extrema rodada con un exquisito gusto pop por los colorines que la hace asemejar a un cómic, y con la guapa Miki Sugimoto como protagonista absoluta. Personalmente espero que alguien la edite en Bluray con subtítulos en español en alguna parte del mundo porque en mi videoteca hay un sitio reservado para ella.

cuatro

7. Assault, Jack The Ripper, “Bôkô Kirisaki Jakku” de  Yasuharu Hasebe  (1976)

[embedplusvideo height=”281″ width=”450″ standard=”http://www.youtube.com/v/2rvJA1KooUA?fs=1″ vars=”ytid=2rvJA1KooUA&width=450&height=281&start=&stop=&rs=w&hd=0&autoplay=0&react=1&chapters=&notes=” id=”ep8970″ /]

Brutal cinta que funciona como una especie de Bonnie and Clyde a la japonesa, sobre una pareja de inadaptados que trabaja en un restaurante y descubren por accidente que sólo matando se ponen al cien. Secuencias de asesinatos que quitan el hipo se intercalan con polvos salvajes, todo aderezado con una encantadora banda sonora de lounge music y una deliciosa estética pop. No apta para todos los espectadores, pero si habéis llegado hasta aquí es que os va a encantar.

cinco

Esta historia de amor empieza con un atropello y de ahí en adelante para arriba.

8. “Hausu” de Nobuhiko Ôbayashi  (1977)

[embedplusvideo height=”365″ width=”450″ standard=”http://www.youtube.com/v/NN0HVJ5tkIM?fs=1″ vars=”ytid=NN0HVJ5tkIM&width=450&height=365&start=&stop=&rs=w&hd=0&autoplay=0&react=1&chapters=&notes=” id=”ep1545″ /]

Pieza de culto desde su estreno, Hausu es una rara avis dentro y fuera de Japón.  Interesantísima mezcla de comedia y película de terror sobre un grupo de colegialas que visitan la casa de la tía de una de ellas para descubrir que está encantada y guarda sorprendentes secretos. Por la descripción puede parecer una peli típica de jóvenes que pasan la noche en una casa encantada, pero nada más lejos de la realidad. Obayashi experimenta con todo tipo de técnicas desde el cine mudo, hasta la animación para contarnos esta historia, con mucho humor y surrealismo, por cierto. Influyo sin duda en la película de Sam Raimi “Evil Dead” y su secuela.

SEIS

La locura de Hausu

9. Message from space, “Uchu kara no messeji” de Kinji Fukasuku (1978)

[embedplusvideo height=”281″ width=”450″ standard=”http://www.youtube.com/v/qOSmIJCHqcQ?fs=1″ vars=”ytid=qOSmIJCHqcQ&width=450&height=281&start=&stop=&rs=w&hd=0&autoplay=0&react=1&chapters=&notes=” id=”ep5821″ /]

Porque no todo son Godzillas, Gameras y demás monstruos gigantes en el cine de ciencia ficción nipón, también nos encontramos esta space-opera producida al rebufo de Star Wars y de la que bebe mucho. Dirigida por el maestro Kinji Fukasaku y con un reparto internacional, sorprende por su  desparpajo y su falta de temor al ridículo (ese villano que parece sacado de un concurso de Drag Queens). Destaca entre sus protagonistas Sonny Chiba, actor fetiche del director.

10. “Tetsuo” de Shinya Tsukamoto (1988)

[embedplusvideo height=”365″ width=”450″ standard=”http://www.youtube.com/v/uROMTzJsfOI?fs=1″ vars=”ytid=uROMTzJsfOI&width=450&height=365&start=&stop=&rs=w&hd=0&autoplay=0&react=1&chapters=&notes=” id=”ep4613″ /]

He dudado si incluir aquí la opera prima de ese loco genial que es Shinya Tsukamoto por ser la más reciente, aunque creo que ya se la puede considerar un clásico. Tuve la suerte de verla en pantalla grande hace más de 20 años y desde luego ni un servidor, ni el resto de la sala estábamos preparados para la proyección que se nos venía encima. Ante nuestros ojos desfilaron por la pantalla fetichistas del metal con gusto a clavarse toda clase de metales en el cuerpo, penes con forma de taladradora, retazos de un Apocalipsis futuro, sexo chungo y destructivo. Algo así como el increíble Hulk hecho manga y pasado por una batidora de drogas alucinógenas, cyberpunk, horror existencial y tecno industrial. Y todo eso en apenas 70 minutos. El efecto que produce a día de hoy es prácticamente el mismo.

siete

La carne hecha metal en Testuo, el hombre de hierro.

*He preferido conservar el título internacional, normalmente en inglés para hacerlas más localizables.

Share: