Por Christian Cueva

(Se recomienda leer este post bajo la influencia de The Massacre Must Begin)

[embedplusvideo height=”314″ width=”510″ editlink=”http://bit.ly/17WYlhn” standard=”http://www.youtube.com/v/YsEko9fzlSo?fs=1″ vars=”ytid=YsEko9fzlSo&width=510&height=410&start=&stop=&rs=w&hd=0&autoplay=0&react=1&chapters=&notes=” id=”ep5356″ /]

 

PRIMER ACTO

Un hombre es mordido por un zombie. Cae al suelo y, lentamente, muere. A los pocos minutos resucita. Se incorpora con torpeza. Da un vistazo al mundo con sus nuevos ojos, de muerto viviente. Escucha un grito. Rastrea su origen y descubre a una mujer que lo mira con el rostro desencajado, apenas a unos pasos de distancia. Ella grita nuevamente y él, atormentado por sus alaridos, la destroza.

Así comienza Devourment (2010), el primer cortometraje del cineasta y diseñador de audio Lex Ortega.

“El primer trip para este corto fue el audio. Quise hacer un experimento sobre cómo escuchaba un zombie, enfocándome en el hecho de que a lo mejor, si ellos matan gente, es porque escuchan nuestros gritos y voces tan distorsionados que quieren que eso pare”, cuenta Lex. “Todo fue autodidacta, en ese entonces yo no tenía idea de cómo hacer un cortometraje y dos amigos míos que habían estudiado cine me couchearon”.

Poster Devourment chico

Previo a Devourment, el único contacto que Lex había tenido con la dirección de cine fue la realización de una serie de teasers para su banda de grindcore, The Massacre Must Begin, en colaboración con Sergio Tello y Oliver Llamas.

[embedplusvideo height=”314″ width=”510″ editlink=”http://bit.ly/17WYp0J” standard=”http://www.youtube.com/v/kfGalSbwsls?fs=1″ vars=”ytid=kfGalSbwsls&width=510&height=410&start=&stop=&rs=w&hd=0&autoplay=0&react=1&chapters=&notes=” id=”ep8651″ /]

Fue después de esa experiencia, y tras 10 años de trabajar en el diseño de audio de películas como Ciudad de Dios, 21 gramos y El Santos contra la Tetona Mendoza, que decidió probar su suerte en el cortometraje. Devourment se exhibió por primera vez en la edición 2010 de Mórbido, y continuó su gira en el Fantasia Film Fest (Canadá), Santiago Rojo Sangre (Chile), Horrorvisión Film Fest (España) y numerosos festivales más.

 

SEGUNDO ACTO

Una mujer vende tamales en un puesto callejero. Ninguno de sus clientes (nadie más que ella) sabe que están rellenos de carne humana. Mientras despacha a un niño de chamarra roja, evoca el verdadero color de la sangre: la noche anterior asesinó a su esposo.

Stil T is For Tamales 3

Para su segundo cortometraje (co-dirigido con Sergio Tello), Lex retomó el caso de la tamalera asesina de la colonia Justo Sierra, en la Ciudad de México. El resultado fue T is for Tamales (2011), una pieza de poco más de 5 minutos que ganó el quinto lugar en el concurso organizado por Drafthouse Films para formar parte de la antología de cortos The ABC’s of Death, en la que participaron cineastas como Nacho Vigalondo, Ti West, Noboru Iguchi, Adrián García Bogliano, Jorge Michel Grau y Marcel Sarmiento.

– ¿Cómo surgió la idea para hacer T is for Tamales?

– Nos enteramos del concurso de The ABC’s of Death y sabíamos que teníamos que hacer algo con la letra T. Me puse a escribir muchas palabras que empezaran con esa letra, pasando por Tampón y todas las que te imagines, hasta que llegué a Tamales. Me acordé luego luego del caso de la tamalera asesina y pensé: la palabra te remonta a México, es un concurso internacional, y en cuanto vean el nombre van a saber que es de aquí; además la historia es real y podría tener buen punch con la banda que no la conozca. Por eso decidimos hacerlo.

– ¿Cómo te documentaste para escribir el guión?

– Contacté a la gente de Alarma! para pedirles información sobre el caso. Nos mandaron algunos scans de la revista y con eso armamos la historia. Supimos que el hombre maltrataba a su esposa, que el hijo no era de él, que ella lo mató de un batazo y que luego lo cortó con un hacha. El sueño frustrado de ese hombre era ser luchador, por eso estaba viendo las luchas cuando lo mataron. Todo eso sale en el corto.

 

TERCER ACTO

Un fantasma vigila la llegada del dueño de la casa en la que habita. Lo observa atravesar la puerta, entrar directo a la cocina y descubrir el refrigerador abierto (el fantasma flota mientras ve cómo lo cierra). Enseguida sigue al hombre hasta su cuarto. Lo contempla mientras se desnuda, y permanece allí hasta que se duerme. Entonces, se atreve a tocarlo. Luego flota de regreso a la cocina, abre el refrigerador y se acomoda junto al cuerpo muerto, putrefacto, que le pertenecía hasta antes de llegar a aquella casa.

Poster Frio

Frío (2012) es el nombre del tercer cortometraje de Lex. Lo dirigió mientras tomaba cursos de cine, entusiasmado por los buenos resultados de sus dos trabajos anteriores.

“Después de haber quedado en quinto lugar en el ABC’s of Death y haber pasado Devourment en Mórbido, Fantasia y muchos otros festivales, dije: wow, pues algo estamos haciendo bien, ¿no? Entonces comencé a tomar cursos de dirección en el CUEC y en AMCI, porque quería involucrarme más en la creación de historias”, relata.

Stil Frio 2

Frío es uno de los ejercicios de storytelling que hice en AMCI. Se trataba de contar una historia con un interior, un exterior, sin crew y sin presupuesto; únicamente con lo que tuviéramos disponible a nuestro alrededor. Entonces me acordé que afuera de mi casa había un auto chocado, y que todavía tenía un maniquí destazado que iba a usar en Devourment. Elaboré la historia con base en esas dos cosas y me gustó mucho como quedó. Le hice post producción de audio, corrección de color y le puse diseño de créditos. Luego lo mandé a festivales y también tuvo buena suerte”.

 

CUARTO ACTO

Amarrado a una silla en un pequeño cuarto, un travesti es torturado por dos hombres (uno de ellos graba todo con su cámara). El travesti es golpeado, mutilado y orinado. Sabe que no saldrá vivo de ese lugar y, literalmente, se caga de miedo. El registro de su muerte es encontrado, meses más tarde, por agentes de la policía.

[embedplusvideo height=”314″ width=”510″ editlink=”http://bit.ly/17WYa5N” standard=”http://www.youtube.com/v/gZtZ6SZQcb4?fs=1″ vars=”ytid=gZtZ6SZQcb4&width=510&height=314&start=&stop=&rs=w&hd=0&autoplay=0&react=1&chapters=&notes=” id=”ep8666″ /]

Concebido originalmente como un video snuff que sería enviado a los noticieros (sin título ni créditos) para hacerlo pasar como real, Atroz (2012) es el cuarto y más polémico cortometraje de Lex Ortega. Sus violentas imágenes han sido censuradas en cinco países (México, Canadá, Estados Unidos, Argentina y España) y quienes lo han visto aseguran que parece tan real que es imposible no aterrorizarse.

“Hice este corto con la mentalidad de que la gente se saliera de la sala, y en general siempre hay una o dos personas que se salen. Los que se quedan me han dicho que les cuesta trabajo verlo, y que es algo tan cabrón que no pueden decir que está chido”.

Poster Atroz

– ¿Por qué utilizaste a un travesti para la tortura?

– Fíjate que, a la hora de desarrollar la historia, el personaje torturado iba a ser una mujer, pero luego pensé: esto puede ser más extraño, más fucked up. Y fue entonces que pensé en un wey vestido de mujer. Pensé que eso le causaría más pedo a la gente porque, en realidad, la homofobia sí está muy latente en la sociedad. Luego agregué la parte de la coprofilia y la meada. Quería hacerlo cada vez más disgusting para el espectador, que se le movieran las tripas.

– ¿Nadie te ha tachado de homofóbico por este corto?

– Al principio creí que podía pasar eso, pero cuando hicimos la premiere fueron varios amigos del protagonista que son gays y se dedican al travestismo. Uno de ellos también se dedicaba a la prostitución y, cuando vio el corto, comentó que lo había impactado mucho, y que ya estaba pensando en dedicarse a otra cosa. En realidad me parece que los gays que lo han visto no se han sentido ofendidos, y hasta cierto punto reconocen que se trata de una realidad a la que se expone la gente que se prostituye.

 

QUINTO ACTO

Un hombre y una mujer salen de vacaciones en vísperas del nacimiento de su primera hija. Un extraño suceso los obliga a detenerse en el camino, y buscan ayuda en el pueblo más cercano. Desde hace varias noches, la mujer ha tenido pesadillas. Extraños ataques caninos han ocurrido en los alrededores sin que la policía atine a detenerlos, o a develar su causa. Ellos no lo saben, pero están a punto de ver convertida en realidad una cruel leyenda que ha merodeado ese lugar durante décadas.

[embedplusvideo height=”314″ width=”510″ editlink=”http://bit.ly/17X2amG” standard=”http://www.youtube.com/v/nN923L4rSMg?fs=1″ vars=”ytid=nN923L4rSMg&width=510&height=314&start=&stop=&rs=w&hd=0&autoplay=0&react=1&chapters=&notes=” id=”ep6773″ /]

Contranatura (2013) es, hasta el momento, el cortometraje con mayor producción que ha dirigido Lex. En él se aprecian dos constantes que ya se han convertido en su marca personal: el uso del POV (Point Of View) y el rescate de historias de la nota roja.

“Me gusta mucho trabajar con el terror humano, el terror terrenal, asesinos seriales y ese tipo de ondas”, añade.

Stil Contra Natura 1

Su siguiente proyecto es la realización uno de los segmentos que integrarán la antología Alerta: Recuento de cadáveres, en la que también participarán cineastas latinoamericanos como Ramiro García Bogliano (Argentina), Patricio Valladares (Chile), Paco Limón (España), Jorge Molina (Cuba) y Rodrigo Aragão (Brasil).

También prepara dos largometrajes que espera filmar pronto, y acaba de recibir una invitación para participar en la serie online Así es K, producida por Jorge Michel Grau (Somos lo que hay).

¿Necesitan más información para correr a conocer su trabajo?

Share: