La gran broma

No pretendo reavivar enfrentamientos inútiles que dividieron a los aficionados. Al final, la apreciación de una obra artística –del tipo que gusten- se reduce a meras y subjetivas opiniones personales. Existen personas que prefieren cierto tipo de música, son ávidos consumidores de telenovelas, votan por un partido político determinado, deciden